N Noticias

El VIH se establece en el organismo mucho antes de lo que se creía, lo que impide su erradicación a pesar del tratamiento precoz

El VIH, el virus que causa el sida, necesita de muy poco tiempo para establecer la infección en el organismo de una persona que acaba de ser infectada.

Lo ha visto un equipo del Beth Israel Deaconess Medical Center(EE.UU.), que ha demostrado que el reservorio viral del VIH se consolida sorprendentemente pronto tras la infección, apenas unos 3 días.

Su trabajo muestra la rapidez con la que se fija el reservorio viral tras la infección intrarrectal de monos rhesus con el virus de la inmunodeficiencia simia (VIS) y antes de que la viremia sea detectable.

Los reservorios virales, en el cerebroo el intestino, están formados por virus que permanecen latentes en el organismo durante años y que son 'invisibles' a los tratamientos actuales, pero que pueden reactovarse en cuaqluier momento.

Son una de las principales razones por las que ha resultados 'erradicar' la infección del organismo y que no haya sido posible avanzar en la curación del sida.

Aunque se ha estudiado en profundidad, hay muy pocos datos sobre cuándo y dónde se establece el reservorio viral durante la fase de infección aguda del VIH -primeras fases de la infección-, el momento en el que se cree que es más susceptible a la terapia antirretroviral temprana.

Mucho antes

Los nuevos datos, que se publican en «Nature», muestran que los reservorios se establecen mucho antes de los que se creían.

«Nuestros datos muestran que el reservorio viral se consolidó antes de lo que se conocía tras la infección. Hemos visto que el resevorio se creó en los tejidos durante los primeros días de la infección, antes de que el virus fuera incluso detectado en la sangre», explica el autor principal, Dan H. Barouch.

Estos datos explican de alguna manera el caso de la niña de Mississippi, que se creía que había sido curada gracias a la administración precoz de la terapia antirretroviral.

La noticia del rebote del virus en esta niña destaca además la necesidad de comprender el reservorio viral temprano y refractario que se establece muy rápidamente después de la infección del VIH en los seres humanos», añade.

Antes de su presencia en sangre

En el estudio, los monos rhesus fueron tratados con tratamiento antirretroviral que se administró antes de los tres días o, como muy tarde, a las dos semanas. El tratamiento se detuvo a las seis meses, pero el virus resurgió con independencia de la rapidez con la que se inició el tratamiento antirretroviral.

Los investigadores vieron que los reservorios virales se establecen mucho antes de lo que se pensaba, «antes de que el virus puede ser detectado incluso en la sangre».

Kai Deng y Robert Siciliano, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.), señalan que «estos datos indican que el reservorio viral podría sembrarse «antes de lo que se suponía, un hallazgo preocupante que plantea obstáculos adicionales para la erradicación del VIH».

Ahora bien, los experto valoran que aunque el tratamiento temprano no puede evitar la formación de los reservorios, «se ha demostrado que reduce su tamaño».

Y aunque existen diferencias significativas entre estos experimentos y la infección humana por el VIH, concluyen que los resultados «sugieren que serán necesarios nuevos enfoques, además de un tratamiento temprano, para erradicar la infección por el VIH».

Esta semana se celebra en Melbourne (Australia) la 20 Conferencia Internacional del Sida.