All for Joomla All for Webmasters

ONUSIDA anuncia que 2 millones más de personas que viven con el VIH recibieron tratamiento en 2015, lo que aumenta el total a 17 millones

Un nuevo informe de ONUSIDA muestra que el número de personas que tiene acceso a los antirretrovíricos se ha duplicado desde 2010

Se calcula que unos 17 millones de personas accedían a los antirretrovíricos que salvan vidas a finales de 2015, de manera que 2 millones de personas más habían accedido en un período de 12 meses. El anuncio, hecho en un nuevo informe de ONUSIDA titulado Actualización mundial sobre el sida 2016, llega cuando los líderes mundiales se disponen a acudir a la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas para Poner Fin al Sida, que se celebrará en Nueva York (Estados Unidos de América) del 8 al 10 de junio de 2016.

El extraordinario aumento del tratamiento antirretrovírico desde 2010 en muchos de los países más afectados del mundo ha reducido las muertes relacionadas con el sida de 1,5 millones en 2010 [1,3 millones - 1,7 millones] a 1,1 millones  [940 000 - 1,3 millones] en 2015. A medida que más países adoptan las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud para tratar de inmediato a todas las personas a las que se diagnostica el VIH, se hacen realidad los beneficios de salud pública para las personas y la sociedad en general.

"Se está aprovechando todo el potencial del tratamiento antirretrovírico", declaró Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. "Insto a todos los países a aprovechar esta oportunidad sin precedentes con el fin de acelerar los programas de prevención y tratamiento del VIH y poner fin a la epidemia de sida para 2030".

La cobertura mundial del tratamiento antirretrovírico alcanzó el 46 % [43–50 %] a finales de 2015. Las mejoras fueron mayores en la región más afectada del mundo, el este y el sur de África, donde la cobertura aumentó de un 24 % [22–25 %] en 2010 a un 54 % [50–58 %] en 2015, llegando a un total de 10,3 millones de personas. En Sudáfrica, 3,4 millones de personas tuvieron acceso al tratamiento, seguido por Kenya, con cerca de 900 000. Botswana, Eritrea, Kenya, Malawi, Mozambique, Rwanda, Sudáfrica, Swazilandia, Uganda, la República Unida de Tanzanía, Zambia y Zimbabwe aumentaron la cobertura del tratamiento en más de 25 puntos porcentuales entre 2010 y 2015.

El informe se presentó en Nairobi (Kenya), uno de los países que presenta el avance más notable en la ampliación del acceso a los antirretrovíricos y la reducción del número de nuevas infecciones por el VIH.

"El gobierno keniata, en colaboración con ONUSIDA y otros socios de desarrollo, está comprometido con el enfoque de Acción acelerada para poner fin al sida como amenaza para la salud pública para 2030", afirmó Cleopa Mailu, secretaria del Gabinete para la Salud de Kenya. "Debemos catalizar las inversiones en diferentes sectores, centrándonos en programas rentables y socialmente inclusivos, si queremos tener éxito".      

El enfoque de Acción acelerada  al tratamiento de ONUSIDA ha demostrado que funciona en los países que lo han adoptado. El impulso debe continuar para alcanzar el objetivo de tratamiento 90-90-90 de ONUSIDA para 2020, por el que el 90 % de las personas que viven con el VIH conoce su estado serológico, el 90 % de las personas que conocen su estado seropositivo accede al tratamiento y el 90 % de las personas en tratamiento presenta supresión de la carga vírica. Alcanzar el objetivo de tratamiento 2020 fijará el rumbo del mundo para poner fin a la epidemia de sida para 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Revitalizar la prevención del VIH 

La prevención de nuevas infecciones por el VIH, mediante la lucha contra el estigma y la discriminación y garantizando que el 90 % de las personas tenga acceso a los servicios de prevención de combinación del VIH, también será crucial para poner fin a la epidemia de sida.

El informe de ONUSIDA muestra que los descensos de nuevas infecciones por el VIH entre los adultos han caído de forma alarmante en los últimos años, por lo que el número anual estimado de nuevas infecciones entre los adultos se mantiene casi invariable en torno a los 1,9 millones [1,7 millones - 2,2 millones]. La cifra global enmascara las llamativas diferencias regionales que deben solventarse para lograr las reducciones necesarias si se quiere poner fin a la epidemia de sida para 2030.  

La mayor reducción en las nuevas infecciones en adultos se produjo en el este y el sur de África. Hubo unas 40 000 infecciones por el VIH menos entre los adultos de la región en 2015 que en 2010, un descenso del 4 %. En la región de Asia y el Pacífico y el oeste y centro de África se lograron unos descensos más graduales. Las tasas de nuevas infecciones por el VIH en adultos se mantuvieron relativamente estables en América Latina y el Caribe, Europa Oriental y Central, Norteamérica, Oriente Medio y el norte de África. Sin embargo, el número anual de nuevas infecciones por el VIH en Europa del Este y Asia Central aumentó en un 57 %.   

Personas que quedan olvidadas

En el informe, ONUSIDA insta a los países a seguir ampliando los esfuerzos de prevención del VIH mientras se sigue introduciendo el tratamiento, puesto que todavía no se llega a muchas personas. Los jóvenes y adolescentes, especialmente las mujeres y las niñas, todavía quedan olvidadas en la respuesta al sida. Las adolescentes y las jóvenes de entre 15 y 24 años presentan un mayor riesgo de infección por el VIH en todo el mundo y representan el 20 % de todas las nuevas infecciones por el VIH entre los adultos en todo el mundo en 2015, a pesar de representar solo el 11 % de la población adulta. En el África Subsahariana, las adolescentes y las jóvenes representan el 25 % de las nuevas infecciones por el VIH entre los adultos. Normas de género dañinas y desigualdades, obstáculos a la educación y a los servicios de salud sexual y reproductiva, pobreza, inseguridad alimentaria y violencia son los principales factores que impulsan esta mayor vulnerabilidad.

El informe también muestra que más del 90 % de las nuevas infecciones por el VIH en Asia Central, Europa, Norteamérica, Oriente Medio y el norte de África en 2014 se produjeron entre personas de poblaciones clave y sus parejas sexuales, incluidos hombres homosexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, profesionales sexuales y personas que se inyectan la droga. En el África Subsahariana, las poblaciones clave representaron más del 20 % de las nuevas infecciones por el VIH. Los servicios de prevención y tratamiento del VIH aun no llegan a estos grupos de personas, a pesar de presentar las tasas más altas de prevalencia del VIH.

El informe insta a los países a trabajar estrechamente con los socios, en especial de la sociedad civil, comunidades y personas que viven con el VIH, para garantizar que saben dónde se concentra la epidemia y que tienen los servicios adecuados en los lugares adecuados. 

“Necesitamos una respuesta a la epidemia de sida centrada en las personas que elimine todos los obstáculos en la vía del acceso de las personas a los servicios de prevención y tratamiento del VIH", dijo el Sr. Sidibé. "Estos servicios deben estar totalmente financiados y ser apropiados para las necesidades de las personas, de manera que podamos poner fin a la epidemia de sida para todo el mundo".  

El informe subraya que la ciencia, los datos y las políticas han brindado una oportunidad única de poner fin a la epidemia de sida para 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La comunidad mundial debe unirse en torno a este objetivo común para aprovechar todo el potencial de las oportunidades o se corre el riesgo de que la epidemia se prolongue de manera indefinida.  

 

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para hacer realidad su meta global de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. ONUSIDA aúna los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Obtenga más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

 

El Consejo Nacional para el VIH y el SIDA (CONAVIHSIDA).

Email:

Info@conavihsida.gob.do

Tel.:

(809) 732-7772