El Senado está mareando a la sociedad con el tema del aborto, dice terrero
All for Joomla All for Webmasters
| WEBMAIL webmail conavihsida

El Senado está mareando a la sociedad con el tema del aborto, dice terrero

•El funcionario considera que son los médicos y las mujeres, no los abogados ni los religiosos los que deben discutir ese tema

•“El Presidente Medina ha actuado apegado a la dignidad de la mujer y no podemos darle la espalda”, precisó

Santo Domingo.- El doctor Víctor Terrero, director ejecutivo del Consejo Nacional para el VIH y el Sida (CONAVIHSIDA), afirmó que el tema del aborto debe ser discutido por el sector salud y por las mujeres, más que por abogados y religiosos, y advirtió que el Senado está “mareando a la sociedad” para no acoger las observaciones del Presidente.

Terrero respondió así al senador por Azua Rafael Calderón, quien informó el miércoles que pondrá en manos de juristas la pieza observada por el Presidente Danilo Medina.

“El aborto bajo ciertas condicionantes –sostuvo el funcionario- es un tema de derechos humanos que tiene que ver con la salud y la vida de la mujer, y que por el manejo que se ha dado en el país ha generado incontables e innecesarias víctimas mortales”.

Dijo que quienes deben ser consultados son los especialistas de esa área, especialmente la Sociedad Dominicana de Obstetricia y Ginecología y el Colegio Médico Dominicano (CMD), así como las mujeres, que son las víctimas preferidas de las políticas conservadoras que las afectan, a través de sus representaciones sociales.

“No son los abogados ni los religiosos los que tienen que salvar la vida de las mujeres cuando están en peligro, son los que intervienen en su salud”, puntualizó. 

Dijo que desde todo punto de vista es inaceptable que los legisladores sigan dándole vueltas al proyecto de Ley que despenaliza el aborto en varias causales.

“Apoyamos en su totalidad las observaciones del Presidente Danilo Medina y pedimos al Senado que deje de estar dando vueltas y mareando a la sociedad con esa pieza”, enfatizó. 

Consideró que con el proyecto de Ley lo que está en juego es la salud de la mujer y no sus creencias religiosas ni su condición jurídica.