N Noticias

El lazo que une VIH e infarto

Un estudio reciente llevado a cabo por un equipo internacional de científicos ha descubierto ahora por qué los infectados por VIH tienen más del doble de posibilidades de sufrir un ataque al corazón, desarrollar alguna afección cardíaca o un trastorno relacionado con la formación de coágulos de sangre.

Los investigadores han visto que este tipo de dolencias se producen por la inflamación persistente que sufren estos pacientes.

La presencia del virus activa de manera constante al sistema inmune, que descarga en el organismo una serie de moléculas que producen inflamación y coagulación.

Este efecto ocurre incluso en aquellas personas que siguen un tratamiento antirretroviral que reduce el número de virus a niveles casi indetectables.

Los responsables de este proceso son, a su vez, un tipo concreto de glóbulos blancos de la sangre, los llamados monocitos.

Debido a la infección por VIH, estas células fabrican una proteína llamada factor tisular (FT) que favorece la coagulación de la sangre y con ello el riesgo cardiovascular.

Los resultados han sido presentados este miércoles en la revista Science Translational Medicine por los médicos Bruno Andrade (del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos), Irini Sereti (de la Universidad de Lisboa) y un grupo de científicos de hasta 10 centros de investigación.

"Nuestros datos sugieren que los virus que se encuentran en la sangre de estos pacientes pueden desencadenar la síntesis de FT", ha afirmado a EL MUNDO Bruno Andrade.

Según el investigador de origen brasileño, una hipotética absorción de estos patógenos a través del intestino, "en pacientes con infección crónica, puede provocar la fuga de un estímulo inflamatorio a la sangre, lo que incita a los monocitos a producir FT", ha añadido.

Esto explicaría por qué los pacientes con infección por VIH tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y, asimismo, que "otras afecciones inflamatorias o infecciones crónicas pueden aumentar dicho riesgo a través de mecanismos similares", según ha comentado Andrade.

Solución en la saliva de las garrapatas

Sin embargo, los investigadores han comprobado que la coagulación provocada por el FT puede bloquearse mediante un fármaco llamado Ixolaris (un potente anticoagulante presente en la saliva de las garrapatas).

"Ixolaris es un inhibidor muy potente de la actividad del FT. Creemos que podría tener efectos beneficiosos como posible terapia para muchas enfermedades en las que se da una hipercoagulación", ha explicado Andrade.

La formación de coágulos en la sangre puede bloquear la circulación de los pacientes, lo que se denomina trombosis, o viajar a otras partes del organismo y producir un daño. Dependiendo del lugar al que viaje, esta masa semisólida sanguínea puede afectar a órganos vitales como el corazón, el cerebro o los pulmones.

Por el momento, el medicamento ha sido testado en células humanas infectadas in vitro por VIH y en primates a los que se les inoculó el virus de la inmunodeficiencia de los simios, el VIS. En éstos, Ixolaris impidió la coagulación sin que los glóbulos blancos perdieran su capacidad de defensa y sin desarrollar la enfermedad del sida durante tres meses.

"Estamos avanzando en nuestra investigación sobre Ixolaris para diferentes enfermedades y su uso en ensayos clínicos", ha concluido el científico.

Fuente: Agencias, 30 de agosto 2017