El director del CONAVIHSIDA defiende la Ley Antidiscriminatoria y dice que la pieza protegerá a los ciudadanos de la discriminación

Miércoles, 21 Octubre 2020

 Santo Domingo, República Dominicana.- El director ejecutivo del Consejo Nacional para el VIH y el Sida (CONAVIHSIDA), doctor Víctor Terrero, aseguró que el Proyecto de Ley General de Igualdad y No Discriminación busca proteger a todas las personas en condiciones de vulnerabilidad.


Entre esos grupos Terrero citó a los adultos mayores, mujeres, niños, niñas, adolescentes y jóvenes en riesgo social, personas con discapacidad, personas con VIH, personas privadas en libertad o que han cumplido condena, personas discriminadas por el color de piel, linaje u origen nacional o étnico; posición socioeconómica, orientación sexual, identidad y expresión de género, condición de salud mental o física, entre otras.
Dijo que la propuesta fue reparada por el Grupo Nacional para la Eliminación de toda forma de Estigma y Discriminación (GRUNEED), coordinado por la Dirección Ejecutiva del CONAVIHSIDA, con el consenso de la sociedad civil organizada, con el acompañamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ONUSIDA y otras agencias de cooperación internacional.


“Esta pieza –indicó- es un paso decisivo para erradicar toda forma de discriminación en la República Dominicana y con ella estamos acogiendo un mandato del artículo 39 de la Constitución de la República para erradicar toda forma de discriminación”.
Explicó que la vulnerabilidad hace referencia a la desigualdad de oportunidades, la exclusión social, el desempleo o el empleo precario, así como a otros factores sociales, culturales, políticos o económicos que hacen que una persona sea más vulnerable a ser víctima de estigma, discriminación, irrespeto y violación de sus derechos humanos.

La pieza fue introducida al hemiciclo por el diputado del Frente Amplio, Juan Dionicio Rodríguez, y cuenta con el apoyo de los congresistas Magda Rodríguez, José Horacio Rodríguez y Faride Raful, entre otros. Fue remitida a estudio a la Comisión Permanente de Derechos Humanos de la Cámara Baja, presidida por Rodríguez Restituyo.

Fue redactada por los juristas constitucionalistas y especialistas en Derechos Humanos Orlidy Inoa y Cristóbal Rodríguez, en un proceso de discusiones, análisis y consenso plural y ampliamente participativo, desde el año 2014 hasta el 2019, quienes al entregarla explicaron que, a pesar del componente punitivo, la pieza hace énfasis en la educación para proscribir la discriminación.
El director del CONAVIHSIDA pidió a los legisladores que den un paso al frente y aprueben la pieza.

“Sin temor a equívocos –aseguró Víctor Terrero- la aprobación de esta pieza legislativa sería una oda a la democracia y justicia social en la República Dominicana, por su espíritu progresista y reivindicador de derechos humanos a favor de quienes históricamente han sido excluidos y despojados de lo que legítimamente les pertenece por su condición misma de seres humanos”.
“La sociedad dominicana tiene que superar el triste espectáculo de que devuelvan a una persona de un centro de recreación por su color de piel o que le impidan entrar a algunos escenarios porque sea pobre o que por su orientación de sexual, identidad o expresión de género, condición de salud, o que no le den un servicio de salud”, añadió Terrero.

Los ámbitos de aplicación de la Ley serían salud y seguridad social, educación, empleo, organizaciones políticas, sindicales, empresariales, profesionales y de interés social o económico, servicios y espacios públicos abiertos, publicidad y medios de comunicación, entre otros.

La propuesta de Ley General de No Discriminación y Trato Igualitario cuenta con 33 artículos, orientados en gran medida a preservar los derechos de los grupos y poblaciones que por su condición se consideran vulnerables ante el estigma, la discriminación, la desigualdad de oportunidades. “Por alguna sospechosa razón –expresó- los sectores que la adversan están manipulando su contenido y evitando que el país cuente con una legislación progresista que piense en los grupos y personas históricamente marginados en el acceso a los servicios y bienes sociales”. Y añadió: “El proyecto está llamado a proteger a toda la población frente a situaciones de conculcación de sus derechos por alguna condición, y hace un énfasis especial en los grupos, personas y poblaciones que se encuentran en situaciones más vulnerables porque son marginados socialmente, sin igualdad de oportunidades”. “Por si alguien no se ha dado cuenta –concluyó Víctor Terrero-estamos en el siglo XXI y no podemos seguir dando una mirada feudal a una sociedad que, como la dominicana, está mirando al futuro, por esta razón saludamos con entusiasmo y agradecimiento, al diputado Juan Dionicio Restituyo, por haber acogido introducido en el hemiciclo esta pieza legislativa”, precisó Terrero.

Las instituciones públicas que participaron en la formulación del Anteproyecto de Ley a través del GRUNEED son los ministerios de Salud, de la Mujer, de Trabajo, Educación, Relaciones Exteriores y la Procuraduría General de la República, entre otros.
Por las agencias de cooperación, han brindado asistencia el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), la Red Internacional de legisladores Parlamentarios para la Acción Global (PGA, por sus siglas en inglés), Organización de Estados Americanos (OEA), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
El viernes 16 de octubre el diputado Juan Dionicio Rodríguez, presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de la Cámara Baja, se reunión con el director del CONAVIIHSIDA, Víctor Terrero, y con representantes del GRUNEETE.